La odontología deportiva es la rama de la medicina deportiva que se ocupa de la prevención y el tratamiento de las lesiones bucodentales y las enfermedades orales asociadas al deporte y el ejercicio.

Los deportistas aficionados y jóvenes corren más riesgo de sufrir lesiones bucodentales porque no reciben orientación ni formación adecuadas. Aunque ha aumentado la prescripción de protectores bucales personalizados y se ha demostrado su eficacia para prevenir lesiones, es necesario especificar más detalladamente las características del deporte, el grupo de edad, el material seleccionado, el diseño del protector, así como el tiempo de uso.

Existen pruebas actualmente que demuestran que los protectores bucales pueden perder su eficacia con el tiempo por el uso y la falta de mantenimiento periódico.

 

Las lesiones, las fracturas de huesos faciales y las conmociones cerebrales deben recibir una atención especial, ya que los golpes en el deporte pueden transmitir una gran cantidad de energía. Los duelos aéreos con proyección corporal y el consecuente contacto cabeza y/o codo, cambian completamente el impacto recibido en la estructura ósea facial.

Los protectores faciales o máscaras hechas a medida con materiales de amortiguación estudiados científicamente pueden utilizarse con éxito y estar indicados para uso post-fractura a fin de reducir el tiempo de recuperación para el deportista. Más que a los protectores de tamaños fijos de venta libre, se debería dar preferencia a protectores bucales y faciales hechos a medida, fabricados bajo la supervisión de un odontólogo.

Asimismo, hay que sensibilizar aún más sobre los potenciales efectos “dopantes” indirectos de ciertas recetas odontológicas, como las drogas opiáceas, pues algunos medicamentos ampliamente prescritos en odontología pueden transformarse en sustancias dopante prohibidas. Por ejemplo, los medicamentos que contienen codeína no están prohibidos por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

Sin embargo, al entrar en el cuerpo, estos medicamentos se transforman en morfina, que está prohibida. Existen también sustancias en el cuerpo que, al descompensarse debido a un deterioro funcional, pueden favorecer ciertas reacciones y afectar indirectamente a la salud bucodental del deportista.

Algunas afecciones dentales, como las lesiones cervicales no cariosas o caries, pueden tener su origen en un entrenamiento excesivo, una dieta poco favorable, una carga parafuncional o la falta de educación en higiene bucodental. Los nadadores están especialmente expuestos al riesgo de erosión dental debido a la potencial acidez del entorno acuático.

Además, los suplementos alimenticios o las bebidas deportivas y productos afines ingeridos en forma de líquidos pueden causar complicaciones en el entorno bucal, incluidos los tejidos dentales duros y los materiales dentales, dado el alto contenido de azúcares libres e ingredientes ácidos. Cabe destacar que las variedades sin azúcar de las bebidas deportivas y energéticas suelen ser no obstante altamente ácidas y, por consiguiente, pueden causar erosión dental. Deberían abordarse todos los aspectos de la salud general y bucodental del deportista, pues pueden afectar a su rendimiento.

 

ALCANCE

Es importante aportar información sobre la situación global de la odontología deportiva y el papel de los odontólogos en la salud de los deportistas.

DEFINICIONES

La odontología deportiva es la rama de la medicina del deporte que aborda la prevención y el tratamiento de lesiones dentales y enfermedades bucodentales asociadas al deporte y al ejercicio.

 

PRINCIPIOS

Hay que conseguir contribuir a mejorar la salud bucodental de los deportistas, así como su salud sistémica y psicológica, aumentando el rendimiento y la seguridad de la práctica deportiva. La presencia de odontólogos en equipos deportivos de alto rendimiento es una medida importante para garantizar la salud general de los deportistas mediante una acción bucodental preventiva y curativa.

Asimismo los deportistas no profesionales deben de tener un seguimiento con un odontólogo alineado con distintas prácticas deportivas.

 

RECOMENDACIONES

  • Reforzar la importancia de los protectores bucales hechos a medida, los materiales amortiguadores y el tiempo de uso.
  • Promover medidas preventivas para el mantenimiento de tejidos orales sanos.
  • Introducir la prescripción de máscaras y protectores hechos a medida por odontólogos o bajo supervisión de profesionales de la odontología.
  • Mantener informado al equipo odontológico sobre sustancias prescritas que pudieran entrar en conflicto con las normas de la AMA.
  • Reafirmar la importancia del estado de salud bucodental del deportista para su rendimiento, y la manifestación de lesiones bucales relacionadas con reacciones sistémicas derivadas del deporte.
  • Recalcar la importancia de la relación entre la salud bucodental y general del deportista.
  • Promover los beneficios de una dieta bien equilibrada para una buena salud bucodental.

El mantener una buena salud oral no es sólo importante para poder masticar bien los alimentos o lucir una bonita sonrisa, si no también para poder conseguir un buen rendimiento deportivo.

Una mala salud oral puede provocar una inflamación sistémica capaz de afectar a la salud de todo nuestro cuerpo.

 

 

Odontología deportiva: ¿Cómo influye la salud oral en el rendimiento?

Principalmente, las patologías bucales que pueden influir sobre el rendimiento deportivo son los procesos infecciosos (caries, enfermedad periodontal, erosión dental y pericoronaritis) y la maloclusión.

En la boca se encuentran muchos tipos de bacterias. Éstas se acumulan sobre la superficie de los dientes formando la placa bacteriana. Una falta de higiene bucal diaria provoca la acumulación de gérmenes, pudiendo ocasionar caries, enfermedad periodontal en los tejidos que rodean a los dientes y pericoronaritis (cuadro muy común asociado a los terceros molares o muelas del juicio).

Si estos procesos infecciosos pasan al torrente sanguíneo pueden afectar a otros órganos como el corazón, el estómago, el hígado y el sistema músculo esquelético. La sangre va transportando las bacterias a los músculos y articulaciones, produciendo una astenia que se manifiesta como fatiga muscular y cansancio ante el esfuerzo.

Infecciones, fatiga muscular y contracturas

Cuando un deportista presenta infecciones bucales, éstas favorecen la contractura y fatiga de los músculos, afectando al sistema tónico postural e impidiendo que la recuperación muscular sea rápida y efectiva, y alterando el rendimiento deportivo. Es en respuesta a esta problemática cuando se consolida la propuesta de la odontología deportiva.

En el 2015 un estudio analizó 34 artículos donde se observaban las patologías bucales y su influencia en el deporte en perfiles de élite. Sus autores manifestaron que entre el 15-75% de los sujetos presentaban caries y un 15% periodontitis. Además, entre un 5-18% de los deportistas incluidos en estos estudios reconocían que sus problemas de salud bucodental o los traumatismos bucales podrían haber tenido una influencia negativa en su rendimiento deportivo.

La maloclusión o mala posición de los dientes permite una mayor retención de la placa bacteriana que favorece el desarrollo de la caries dental e inflamación de las encías. En este punto, es necesario mencionar a la articulación temporomandibular (ATM), la cual, se encarga de unir la mandíbula y el cráneo, y que forma una parte importante del equilibrio del sujeto, ya que es una guía para que el cuerpo adopte una buena postura. Si este equilibrio se rompe por extracciones de dientes en mal estado que no se reponen, o por una maloclusión que se descompensa, puede producirse una sobrecarga articular.

A toda esta sobrecarga por desequilibrio en la boca, hay que añadir que habitualmente un deportista, está sometido a un estrés que favorece el bruxismo. El bruxismo es el hábito de apretar los dientes de manera inconsciente. A causa de este hábito los músculos bucales que se relacionan con músculos de la cabeza, cuello y espalda aumentan su trabajo, lo que provoca contracturas musculares y favorece la apartición dolores de cabeza y de columna.

Una buena alimentación es clave para el deportista, pero…

Una dieta equilibrada y variada con ingesta proporcionada de todos los grupos alimenticos es esencial para cualquier deportista, con el matiz de que se necesita tomar más hidratos de carbono si el deportista está sometido a un ejercicio cardiovascular o más proteínas si realiza ejercicios para aumentar el tono muscular.

Ya sea antes, durante o tras ejercicio, es aconsejable el consumo de hidratos de carbono para reemplazar la pérdida de electrolitos y azúcares. Este aporte se suele realizar mediante barritas, geles y bebidas isotónicas, zumos, batidos, todas ellas muy azucaradas.

Si este tipo de alimentación la unimos a una pobre higiene oral, provocará un mayor índice de caries, ya que la acción bacteriana se refuerza con la presencia de hidratos de carbono (3).

¿Cómo deportistas qué podemos hacer para mantener una buena salud oral?

Una recopilación de hábitos saludables para evitar perjuicios en el rendimiento deportivo y en la calidad de vida del paciente son:

Acudir al odontólogo cada 6 meses, para realizar una revisión exhaustiva y una limpieza profesional.

Realizar una higiene bucal que elimine la placa bacteriana de todas las caras de los dientes, encías y lengua, con cepillo e hilo dental después de cada comida.

Tener una dieta equilibrada, que cubra los requerimientos energéticos necesarios según la edad y el deporte que se realice, evitando al máximo el consumo de bebidas azucaradas. Tomar agua antes, durante y después de la actividad física.

Tratamiento odontológico:

Frente a cualquier patología infecciosa (caries, periodontitis, pericoronaritis).

Ante una malocolusión o mala posición de los dientes es necesario realizar tratamientos ortodóncicos.

Ante la presencia del bruxismo, es importante utilizar férulas de relajación nocturnas o protectores dentales durante la práctica deportiva, que nos evitaran fracturas dentarias ante los posibles traumatismos.

¿CÓMO RECONOCER UNA ENDODONCIA MAL HECHA?

La endodoncia o tratamiento de conductos es un procedimiento en el que se elimina totalmente la pulpa de un diente y posteriormente se realiza la obturación tridimensional de los conductos. ¿Cuándo se necesita una endodoncia? Cuando la

ODONTOLOGÍA ALOPÁTICA Y ODONTOLOGÍA NEUROFOCAL (TERAPIA NEURAL): ¿SON TÉCNICAS COMPLEMENTARIAS?

A lo largo de la historia el hombre adquirió conocimientos que le han permitido solucionar los problemas de salud con diferentes métodos según su educación, cultura y religión. Esos conocimientos eran parciales y cada técnica

CÓMO CEPILLARSE LOS DIENTES CON CEPILLO ELÉCTRICO Y CONSEGUIR LOS MEJORES RESULTADOS

La higiene dental es un factor que contribuye al bienestar de todo nuestro cuerpo, de este modo podemos evitar molestias en la boca y enfermedades, por este motivo es primordial que el cepillado dental forme

¿QUÉ TIPO DE MORDIDA TIENES?

Definir la belleza es muy difícil. Sin embargo, un rostro atractivo siempre se encuadra dentro de proporciones armónicas, con las variaciones personales y raciales de cada uno, donde las medidas juegan un papel importante. Existe